13 oct. 2010

Por los pelos (Keratin Shot de Salerm)

Aprovecho el título de uno de los libros de Marian Keyes para hablaros de un tratamiento capilar que me he hecho en casa este puente.

Mi pelo es muy ondulado y bastante crespo (con las mechas, mucho más, y más teniendo en cuenta que me las echo cada dos meses desde hace casi 20 años –exceptuando mi embarazo-); desde siempre he soñado (y ansiado) un cabello liso como una tabla, ese que yo llamo “lavar y listo”.

Por eso, hace años, oí hablar del alisado japonés y decidí informarme para saber si sería factible hacérmelo según mi tipo de pelo. La duda principal era si me decantaba por el tratamiento PAIMORE o por el YUKO System. Finalmente, tras leer muchas opiniones de uno y otro y visitar algunas peluquerías, me decidí por el YUKO en Lorena Morlote

Para las que no conocéis esta peluquería, os diré que está en pleno barrio de Salamanca y que es donde se peinan muchas famosas. De hecho, el día en que me hicieron este tratamiento estuvo sentada a mi izquierda Ana Obregón y a mi derecha Helen Swedin (la mujer del futbolista Figo). Bueno, cotilleos aparte, como decía me decanté por esta peluquería. Tras 6 horas de tratamiento y con 900€ menos en mi Visa (sí, habéis leído bien “novecientos euros) , el pelo que me habían prometido liso como una tabla y con un brillo espectacular era realmente un estropajo que empezaron a cortar y me dejaron a la altura de la oreja. Ni os cuento el disgusto que tuve durante muuuucho tiempo. No solo porque tenía el pelo achicharrado, sino porque me sentía completamente estafada (y más aún cuando vi, por internet, que los potingues con los que tenía que lavarme el pelo en casa y que me cobraron a precio de oro en la pelu, podía conseguirlos en una web por 100 veces menos el precio que me habían cobrado…). La cita que te dan para ver si te pueden hacer el tratamiento en cuestión, es mero formulismo: no analizan tu pelo para saber si te lo pueden hacer o no, te dicen que sí, que quedará perfecto, te hacen firmar un documento eximiéndoles de toda responsabilidad y luego te vas con el pelo achicharrado y novecientos euros menos en el bolsillo. En fin, todo esto ocurrió en julio de 2008. No quiero entrar en más detalles porque me enciendo solo de recordarlo.

Desde entonces, ni he querido oír hablar del alisado japonés. El caso es que, gracias a mi hermana, me enteré de un tratamiento de queratina que alisa la cutícula: el Keratin Shot de Salerm. Yo ya usaba productos Salerm desde hace años y gracias a la confianza que tenía en esta marca decidí hacérmelo. Mi hermana se ha puesto manos a la obra este fin de semana y el resultado es que tengo el pelo como soñaba: liso como una tabla y con un movimiento espectacular (eso sí, tras seis horitas de tratamiento). Adiós a la plancha durante dos meses. Lo bueno de todo es que, como es keratina pura, se puede hacer en cualquier tipo de pelo porque no estropea nada de nada de nada. Estoy tan encantada que me entran ganas de ir a Lorena Morlote a enseñarle el resultado.

Tras este rollo os dejo un video donde podéis ver cómo funciona este tratamiento Yo lo compré aquí (porque ya conocía a Anitacas a través de foros de peluquería, le había comprado varios productos y me daba mucha confianza)
Y en el mismo foro de su web, Anitacas cuenta cómo hay que realizar el tratamiento.

Si alguna estaba pensando en un tratamiento alisador sin duda le recomiendo el Keratin Shot de Salerm. Gracias a él ahora sí tengo un pelo lavar y listo ;))




Last weekend I made a keratin treat me and I'm happy, now my hair is smooth!