31 de ene. de 2013

Hazte tu propia Asesoría de Imagen

Para la mayoría de los "mortales" (que tenemos trabajos "normales" y llevamos una vida "normal") no nos hace falta contratar los servicios de un asesor de imagen.

Basta con que conocerse un poco y echarle tiempo y ganas.

Regla número 1: 
El que más o el que menos, conoce su cuerpo a la perfección; normalmente nos fijamos más en nuestros defectos y nos preocupamos por ocultarlos, pero más importante es fijarnos en aquellas partes que nos gustan y destacarlas.

Regla número 2: 
Es importante tomarnos tiempo para observarnos. Ponernos frente a un espejo de cuerpo entero y anotar qué nos gusta de lo que vemos y qué no.

Regla número 3: 
Una vez que hemos hecho este "ejercicio", toca "estudiar" nuestro armario. Saca todas las prendas y ponlas sobre la cama, separadas por tipos de prendas: pantalones, jerseys, camisas, blazers.... y empieza a probarte todo, pero de forma diferente a la habitual. Prueba nuevas combinaciones y diferentes modos de llevar la prenda. "¿Por qué no probar a ponerse una rebeca al revés? ¿Y si remango el bajo de estos pantalones? ¡Vaya, este jersey me sirve como vestido!" 
Como siempre os digo, simplemente se trata de probar, probar y probar. Recuerda anotar las combinaciones de ropa que te han gustado (puedes ver un ejemplo de cómo lo hago yo, aquí).

Regla número 4: 
Abre tu mente. Lee revistas de moda. No hace falta ser una fashion victim o pretender ser cual modelo de portada. Pero la lectura de este tipo de revistas te ayudarán a abrir tu mente. ¿Y si te pasas por aquella tienda en la que nunca te has atrevido a entrar? ¿Y si te pruebas una prenda que dijiste que jamás te pondrías?

Regla número 5: 
Nunca digas nunca jamás. Te sorprendería ver cómo la prenda que llevas tiempo ansiando ponerte cuando por fin te la pones ves que te sienta fatal. Pues lo mismo con prendas que crees que no te van a sentar bien. Pruébatela y, después, decides si te queda bien o no.

Regla número 6: 
Presta atención a tu pelo y a tu piel. No hace falta tener una "melena Pantene" ni saber maquillarse estupendamente para salir perfecta de casa. Basta que te tomes un tiempo para hacerte una limpieza de cutis en casa, para ponerte rimmel, base de maquillaje y colorete (os sorprendería ver los milagros que hacen solo estos tres productos) o para retocarte el corte de pelo o el color.

Empieza por cambios sutiles y, poco a poco, ve atreviéndote con más.

Como veis unos sencillos consejos que TODOS podemos seguir y que mejorarán considerablemente nuestro aspecto. Solo hay que querer.

¡Que tengáis feliz jueves!



Some tips on image consulting.



Photobucket
Blogging tips