20 feb. 2015

Cómo convertirse en el marido perfecto (Introducción)


Primero de todo quiero presentarme: soy maridín, el "marido perfecto" de Sloane St. :)) A partir de hoy, cada dos viernes os contaré cómo convertiros en eso: en el marido perfecto. 

 A muchos esto os sonará a “Cómo ser el calzonazos perfecto” o “Nenazas 2.0”. Pero, ahora que no nos oyen, lo que te voy a enseñar aquí, no solo es para complacer a tu mujer, sino para ser el marido más envidiado y deseado por sus amigas. Te gusta ¿eh? ¿A que ahora ya me estás prestando más atención…?




 ¿Recuerdas cuando la conociste? O mejor aún, ¿recuerdas cuando empezaste a sentir algo por ella? Estoy seguro de que en aquella época eras todo amabilidad, buenos modales, te quiero por aquí… te quiero por allá… juntos a todas partes… 

 Igual piensas que aquella época era mejor que la de ahora. Muy equivocado estás. Ahora es el mejor momento para continuar disfrutando de tu mujer y del proyecto que empezasteis en común. 

 Tu mujer es tu compañera, tu mejor amiga, la que aguanta tus impertinencias, la que no pierde la esperanza por ti, es la madre de tus hijos… Si, tus hijos, esos personajillos que viven en tu casa y que te molestan cuando estás viendo el futbol y a ti sólo se te ocurre decir:”¡¡¡Mari..!!! ¡¡Mira a ver qué pasa con estos niños!! 

 Porque seguro que eres de los que piensan que en tu casa viven “los diminutos”. Esos “seres invisibles” que recogen la cocina, ponen lavadoras, tienden la ropa, ponen el lavavajillas, pasan la aspiradora, cocinan, llenan la nevera, planchan, cuidan de los niños, los bañan, los acuestan, les leen un cuento… 

 A mí se me cae el alma cuando veo a mi mujer llegar cansada del trabajo y encima tiene que seguir “trabajando en casa”. Si la quiero tanto ¿cómo voy a permitir que haga todo mientras yo estoy tirado en el sofá? Por supuesto que hay infinidad de cosas que hacer y que no se hacen solas. Eso es parte de la vida en común, del matrimonio y de la familia, pero para eso estamos nosotros, no sólo para compartir y repartirnos las tareas de la casa, sino para cuidarlas y amarlas… ¿Te suena de algo? 

 Te invito a que entres conmigo en un mundo desconocido. No tengas miedo, no serás menos hombre, al contrario, esto te hará crecer como persona. Ponte de pie, saca pecho, respira hondo y sumérgete de lleno en continuar lo que empezaste hace años… Te espero aquí en quince días. 


 El Señor Marqués, maridín



4 comentarios:

  1. Me encanta esta sección! Mi marido también me ayuda, juntos todo es más fácil y más divertido.

    ResponderEliminar
  2. Me parece estupenda esta inicitiava. Esperemos que muchos "maridines" tomen nota y quieran seguir tu ejemplo. Yo no me puedo quejar, el mio es como tú, y así, desde hace 30 años de vida en pareja, dos hijas, y 36 años desde que nos conocimos.

    ResponderEliminar
  3. Keeeelooooooo ... apunta!!!!

    ResponderEliminar
  4. Bufff.... cuanto texto.... me voy a tomar una birra a "my taska", alguien se apunta?

    ResponderEliminar

No comentes por comentar ;) Deja tu comentario si realmente quieres decir algo relacionado con el post. Los comentarios hirientes, malintencionados, groseros, insultantes o con publicidad no serán publicados. ¡Gracias!