31 ago. 2015

Cómo deshacer las maletas

Sí. Habéis leído bien: cómo deshacer las maletas a nuestra vuelta de vacaciones. O quizás debería decir: cómo hacer las maletas para que las deshagamos de una forma rápida y eficaz.

Quien más quien menos ya está de vuelta de vacaciones o a puntito de volver. Lo más tedioso de las vacas es tener que deshacer las maletas con depresión post vacacional. ¿O no?



Bueno, pues aquí estoy yo para daros unos consejitos y, al menos, poder sobrellevar mejor la vuelta a casa.



Como decía arriba no hay nada como hacer una maleta bien para poder deshacerla con rapidez. Parece que solo nos esmeramos en hacerla bien cuando nos vamos de vacaciones pero, para la vuelta a casa, como que da igual. Pues no. No da igual. Empecemos.

1.- Tienes que tener en cuenta si en tu maleta va a volver lo mismo que trajiste o tienes que añadir equipaje extra: compritas de ropa, souvenirs... etc. Para estos casos yo siempre incluyo una mochila vacía en mi maleta. Si no has sido previsor y en tu maleta no cabe ni un alfiler ya estás yendo a comprar una bolsa de viaje ;)



2.- En el caso de que vuelvas con ropa sucia en la maleta: poner la limpia en el fondo de la maleta y la sucia encima; perfectamente doblada y separada de la limpia con una bolsa de plástico. Así, cuando abras la maleta solo tendrás  que coger la ropa sucia y llevarla directamente al cesto de la ropa sucia. Si no es mucha, métela en una bolsa de plástico o en una bolsa de tela específica para ropa sucia y ponla arriba del todo.



3.- Neceser: si te has llevado medio cuarto de baño en la maleta, organízalo en bolsas de autocierre para que no se desparrame por tu maleta. Yo siempre dejo el champú, gel de baño, cepillo de dientes, dentífrico... y demás en el hotel  o casa en la que haya estado. Únicamente traigo de vuelta mi maquillaje y cremas. Para que no me dé pereza organizarlo a la vuelta llevo lo mínimo indispensable (el miércoles tendréis un post relacionado con esto).



4.- Según vayas vaciando maletas y llenando el cesto de la ropa sucia, separa la ropa (blanca, color y negro) en tres lavadoras y ponlas cuanto antes. Mientras están puestas dedica tiempo a ti: por ejemplo, a hacerte la pedicura o una buena limpieza de cutis o simplemente a tirarte en el sofá.




Si tienes niños en edad de colaborar (mi hijo pequeño tiene 3 años y lo hace) pídeles que se encarguen de vaciar las mochilas de sus juguetes y que lleven la ropa sucia de su maleta al cesto. Del marido no os digo nada porque entiendo que él se deshace su maleta :P



5.- Quita de la vista las maletas vacías cuanto antes. Bájalas al trastero o guárdalas en el armario. Pero que no quede ningún vestigio de las vacaciones. 



6.- Si has traído regalos para la familia, organiza una quedada y entrégalos todos a la vez. Será un buen final de vacaciones.



7.- En cuanto a la casa, yo siempre la dejo preparada para la vuelta. Nada especial ni nada de darme palizas. Antes de irme sigo mi rutina en la casa y al volver igual. Si has sido constante y rigurosa antes de irte no tendrás que hacer limpieza general al volver.
 Si hay mucho polvo acumulado, espera a tu rutina de limpieza diaria o semanal. No pasa nada por tener polvo en suelo y muebles o porque los cristales de las ventanas no estén relucientes. No te agobies. Sin prisa (pero sin pausa je je).



8.- Piensa en positivo. La vuelta a la rutina tiene sus cosas buenas. Y los fines de semana puedes planteártelos como pequeñas vacaciones con escapadas o, simplemente, para disfrutar de tu casa y tu ciudad que seguro que ambas pueden ofrecerte muchas cosas buenas :))



Espero de corazón que la vuelta de vacaciones no se os haga muy dura. Mañana vuelvo yo a la carga y este año con una mentalidad nueva, en parte gracias a nuestra estancia en Londres. De todo se aprende, ¿verdad?


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

No comentes por comentar ;) Deja tu comentario si realmente quieres decir algo relacionado con el post. Los comentarios hirientes, malintencionados, groseros, insultantes o con publicidad no serán publicados. ¡Gracias!