13 abr. 2012

Conci...¿qué?

Aviso para el que no quiera seguir leyendo: el post de hoy nada tiene que ver con el contenido habitual del blog.

Simplemente quiero hacer unas reflexiones en voz alta, a ver si alguien se da por aludido y de verdad se hace algo.

A las que sois mamis trabajadoras os va a sonar.

Ayer os comentaba que anduve de urgencias con mis dos hijos. Ni os cuento el día que tuve. Si un día normal ya es estresante para mi, imaginaros un día en que te levantas, estás casi dispuesta a salir de casa al trabajo y ves que tienes a los dos niños malos. En una ciudad como Madrid, en donde las distancias encima son muy largas, pues todo el día para arriba y para abajo metida en un coche, con dos niños, del hospital al centro de salud y viceversa...



A todo esto, llamar al trabajo para contar "la odisea", avisar a mi marido para que esté preparadito por si se tiene que llevar a uno de los dos niños mientras yo me quedo con el otro y estar "en un vilo" . Si además le sumamos que nosotros no tenemos a los abuelos cerca (mis padres, a 700km, mis suegros a casi 300) pues me río yo de la Conciliación de la Vida Familiar y Laboral.

Y eso que, dentro de lo que cabe, yo no me puedo quejar. En mi trabajo están muy sensibilizados con este tema y no tengo problema para faltar (mi marido tampoco), pero no es que una pueda abusar y pedir cada dos por tres trabajar desde casa porque tiene a los niños malos.



Estamos en un país donde no se contempla que tu hijo pueda tener una varicela (no es el caso de los míos) y deba quedarse 10 días en casa. ¿Quién se queda con él si los padres trabajan? No hay ningún convenio que contemple este tipo de situaciones. ¿Tirar de los abuelos? ¿Por qué? Mis hijos son míos, son mi responsabilidad, no tengo por qué "exclavizar" a los abuelos. Se dice que ésta es la generación de abuelos-padres, que están sujetos a cuidar a sus nietos, pero ¿acaso queda otra solución en muchos casos? ¿Los padres que se ven obligados a dejar a sus hijos al cuidado de los abuelos lo hacen por "devoción o por obligación? ¿El Estado se ha parado a pensar por qué es así? Como digo, son muchas preguntas que muchas madres y padres en la misma situación que yo nos hacemos. Y mientras a alguien no se le ocurra una legislación efectiva, realista y coherente con la realidad actual (madres y padres trabajadores), nos toca seguir aguantándonos.

No sigo porque me enciendo. Perdón por la diatriba. Que tengáis feliz fin de semana.

P.D.: aprovecho para disculparme por no haberme pasado por vuestros blogs, pero la mudanza se está haciendo muy pesada, aún nos queda mucho por colocar y el poco tiempo del que dispongo cuando llego a casa lo dedico a organizar todo lo que nos queda. Prometo visitaros con más asiduidad en cuanto mis días vuelvan a la normalidad. Muchas gracias.