18 ene. 2016

#compritascomuniones

En unos meses mi rey hará la Primera Comunión en su cole y, aunque os parezca una exageración, desde el mercadillo de Compritas Comuniones del año pasado yo llevo dándole vueltas al tema.

Hago un inciso para el/la que no sepa qué es Compritas Comuniones; María, del blog Compritas para los peques, lleva unos años organizando este mercadillo específico para Comuniones. Confieso que ya el año pasado estuve tentada de ir, pero me contuve. E hice bien je je.


Reconozco que este año se me iban los ojos tras los vestidos de las niñas. Como madre de dos niños y como mamá obsesionada con la moda (propia y de mis soles) me hubiera vuelto loca si tuviera niñas en vez de niños ja ja ja.

Siempre me quejo de la poca oferta que hay para la ropa de niños: sota, caballo y rey. Pero bueno, quizá casi mejor porque en el mercadillo de compritas comuniones me hubiera costado elegir un vestido para niña y es que ¡me gustaban todos!

Una amiga que vive en UK (y cuya hija curiosamente hace la Comunión el mismo día que mi rey) me pidió que me pasara por Coordinanos, la firma que ella ha elegido para el vestido de su niña. Fui a ver el modelo en cuestión, para aconsejarla sobre la tela a elegir, y el fajín, y he de decir que me atendieron de maravilla. Quedé encantada, pude hacer mil fotos de todas las opciones que me dieron y en breve iré al showroom con otra amiga de Salamanca que también ha elegido esta firma para el vestido de su hija. Los tejidos excelentes y lo bueno es que se pueden personalizar los modelos.

Por IG os dije que en apenas hora y media ya tenía solucionado y elegido todo lo que necesitaba. Primero porque todos me lo pusieron muy fácil y María hizo estupendamente de anfitriona y, segundo, porque yo iba con las ideas muy claras y sabía perfectamente lo que quería.

En cuanto a la vestimenta de mi rey tenía claro que quería un traje de chaqueta azul marino de pantalón corto y, sinceramente, estaba preocupada por dónde buscar, pues mi rey es bastante alto pero condenadamente delgado, por lo que necesitaba un pantalón más bien de pernera estrecha para disimular sus piernitas de jilguero, je je.

María me asesoró estupendamente bien y me llevó hasta el stand de El taller de la abuela donde a la primera me entendieron a la perfección. Tanto la chaqueta como el pantalón se lo harán a medida y podemos elegir detalles como coderas y ojales de color. Estoy deseando pasar por su tienda de Ayala para empezar a hacerle las pruebas a mi rey.


Por otro lado me encantaron las camisas y las corbatas de Un vestido para ti y pude ver in situ y decidirme ya tanto por la camisa como por la corbata que me habían gustado por la web.



Lo compraré antes de ir a las pruebas de El taller de la abuela para ir ya con la camisa y corbatas elegidas. En cuanto al calzado, unos castellanos tipo mocasín normales que puedo comprar en cualquiera de estas dos firmas.

Aunque el lugar de la celebración lo tenemos reservado desde septiembre, dentro de dos semanas es cuando vamos a ver el espacio en el que nos pondrán y elegir el menú. Seremos pocos comensales (no llegamos a 45 y la mitad son niños) por lo que una de las cosas que quiero es un sweet bar. Las que me seguís desde hace años sabéis que yo misma he organizado varios eventos en los que he hecho candy bar (podéis verlo aquí)  pero está claro que el día de la Comunión de mi hijo no puedo estar en todo, por lo que necesitaba encargarlo. Para ello, de entre las opciones que vi en el mercadillo, me decanté por Melmey y Yo te lo guiso tú te lo comes.



Nos harán una mesa dedicada a Lego (sssshhh!!! es secreto!!! que no se entere mi rey ;))

Y tendremos que hablar con el restaurante por si podemos llevar una animador infantil para los niños. En el bautizo de mis soles lo contraté y es un alivio para los padres (que comemos tranquilamente) y los niños se lo pasan pipa. Esta parte es la que me queda pendiente pero sé que acudiré a Las Ideas de Wendy, como en otras ocasiones.


En cuanto a los recordatorios y demás tenía claro que quería invitaciones, no recordatorios. María me aconsejó Recordatorios de Capricho y acertó de pleno. En mi caso me he decidido por un dibujo personalizado de mis hijos, con una pequeña sorpresa que prefiero no desvelar ahora ;)



Solo tengo que enviar una foto de mis soles a Irene y con ella hará un boceto y el dibujo de lo que le he pedido. Estoy deseando verlo.

Bueno, y creo que no me olvido de nada. Los regalitos para los invitados los voy a hacer yo. Os pondré el DIY más adelante y, como digo que no quiero recordatorios, haré las galletas que hice para uno de mis sobrinos hace unos años. Podéis verlas aquí y aquí.

Y ahora sí que comienza la cuenta atrás y el momento de recorrer todos estos sitios para ir cerrando todo. Crucemos los dedos porque todo salga bien.

Si no pudiste asistir al Mercadillo de Compritas Comuniones pero tienes dudas sobre dónde comprar esto o aquello no dudes en preguntarle a María de Compritas para los Peques ;)