28 oct. 2016

Cómo carvar una calabaza para Halloween


Vamos con el último DIY de calabazas (prometo no volver a hablar de ellas... hasta el año que viene ja ja).

En esta ocasión os traigo la versión más típica pero también la más divertida para los niños.

Hasta el año pasado nunca había carvado una calabaza porque pensaba que, con lo dura que es la cáscara (ya lo sufro cuando hago puré o bizcocho de calabaza) resultaría muy trabajoso.



Asi que decidí probar y me sorprendió lo rápido que fue y para nada complicado, por eso este año me he decantado por un diseño más arriesgado. Os voy contando el paso a paso.

Primero de todo dibujad con rotulador negro el diseño elegido. En la red podéis encontrar multitud de ideas. Mi rey tenía que llevar una calabaza al cole y eligió él este diseño:


Una vez dibujado el diseño hay que vaciar la calabaza. El mejor utensilio para carvar una calabaza es un cuchillo abridor de ostras porque la hoja es muy resistente y además tiene punta afilada.

Para vaciar la calabaza hay que marcar un círculo alrededor del "rabito" del diámetro que queráis, pero al menos lo suficiente para que quepa una cuhara (en este caso cabía la mano entera).


Con una cuchara vais despegando de las paredes toda la pulpa y las pipas. No es nada complicado, solo hay que rascar un pelín y sale fenomenal. Esta parte es perfecta para que la hagan los niños.


Una vez vacía, empezamos con el carvado del dibujo. Tened cuidado si el dibujo elegido implica quitar sólo cáscara o hacer un agujero completo. En mi caso, una parte de los ojos y los dientes tenían que verse, por lo que solo había que quitar la cáscara.

Como podéis ver en la foto de abajo, en el caso del ojo, quité toda la parte de calabaza de alrededor del ojo y dejé lo que equivaldría al globo ocular.


Aquí podéis ver cómo de esta parte solo quito la cáscara. Tened cuidado con el cuchillo, porque yo me di una pequeña "puñalada" en un dedo je je.


El resultado de los ojos carvados:



Ahora toca la boca. Seguimos el procedimiento anterior: quitaremos todo o solo la cáscara, en función del diseño que hayamos dibujado. En mi caso, los dientes había que dejarlos libres y solo quitar la cáscara.


Aquí el hueco de la boca ya hecho:

Y ya solo quedaba lo más delicado: quitar la cáscara a los dientes y darles forma.


Con la punta del cuchillo fui marcando los dientes y dándoles forma redondeada.


Tras terminar de carvar, hay que vaciar la calabaza de todo lo que haya podido caer dentro y limpiarla por fuera.


Para que la calabaza dure más tiempo y no empiece a oler mal o a pudrirse, hay que echar una buena capa de vaselina por el interior y por las partes donde hemos quitado la cáscara.


Para nuestro diseño necesitábamos una calabaza pequeñita, pero como no encontré ninguna cogimos una mandarina y mi rey le hizo unos ojos y boca de goma eva (que pegó después).


Y ya solo quedaba poner la mandarina dentro de la calabaza je je



Para el interior compré una vela pequeñita de esas que van a pilas; os la enseñaré encendida por mi Instagram, eso si la calabaza vuelve viva del cole je je.


Hoy mis soles tenían fiesta en sus coles y han ido terroríficamente disfrazados y el lunes he organizado un "truco o trato" en la urbanización, como el año pasado, así que nos espera un puente de lo más aterrador ja ja.

Espero que os haya gustado. Feliz día de Halloween y feliz día de Todos los Santos.